CINCO EMPRESAS ESTAN DEFRAUDANDO EN MÉXICO CON CREDITOS: CONDUSEF

23/02/2018 Por Ana Paula Gomíz

El presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Costanzo, alertó a la población de nuevos casos de fraude cometidos por empresas que se hacen pasar por Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom).

Entre las compañías que están ofertando créditos bajo la falsa identidad de Sofomes autorizadas están: “TUCREDITOYA”, “CREDITECH”, “Crédito Fácil”, y el de “FONDO FINANCIERO DE MÉXICO”.

En conferencia de prensa, explicó que a menos de dos meses de iniciar el año ya existen cinco denuncias contra empresas que suplantando la identidad de Sofomes están defraudando a los consumidores, cifra de incidencias similar a la proporción a la registrada en todo el segundo semestre de 2017.

“Hemos detectado cinco casos, lo cual hace parecer que la tendencia es creciente y que las cinco alertas que dimos en el semestre del año pasado, ahora ya la tenemos a menos de dos meses de este año", por ello es importante informar a la gente, resaltó.

 

Asimismo, mostró su preocupación por ser un modo de operación delictivo que va al alza y en el cual la Condusef no puede hacer nada si el usuario defraudado acude a reportar una queja al respecto, ya que carecen de injerencia, dado que no son instituciones financieras.

 

“Estamos viendo que ha migrado el delito y de ser un robo directo por parte del delincuente de datos personales o financieros al usuario ahora usurpan la identidad de la institución, este “modus operandi” es el que ha aumentado, dijo.

Refirió que entre las compañías que están ofertando créditos bajo la falsa identidad de Sofomes autorizadas están: “TUCREDITOYA”, “CREDITECH”, “Crédito Fácil”, y el de “FONDO FINANCIERO DE MÉXICO”.

Di Costanzo Armenta explicó que entre las nuevas modalidades que están utilizando para defraudar a los consumidores es la exigencia de un pago anticipado de cierto porcentaje del crédito solicitado.

Así como de depósitos por concepto de comisiones que equivalen al 10 por ciento del préstamo, supuestamente aprobado, o de determinada comisión de apertura para liberar el crédito.

 

Destacó que lo más preocupante es que en uno de los casos se detectó que los delincuentes acuden al domicilio de los solicitantes en más de una ocasión; los defraudadores también se llevan información personal y financiera particular.