Guardia Nacional y Pemex trabajan para contener fuga de gas en Puebla


​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​Por Gabriel Soria 20/08/2019


​Personal de Pemex, apoyados por elementos de la Guardia Nacional y de Defensa, trabajan para contener la fuga de gas, por una toma clandestina, detectada esta madrugada en Acajete, Puebla, en el ducto Cactus-Guadalajara, informó el coordinador nacional de Protección Civil David León, alertó que en el punto, no hay ciudadanos en riesgo, aunque sí fue necesario el cierre de la Autopista México-Puebla.

A la una de la mañana, aproximadamente, se nos reportó una  toma clandestina, en ese sitio, muy similar a la  de Nextlalapan, en el Edomex. La única diferencia es que, en ese punto, en un kilómetro a la redonda no tenemos un solo asentamiento humano”,  lo que permitió, dijo,  “hacer un cerco muy rápido. Pero, de igual manera, se hizo el cierre carretero. Trabajan ahí la Sedena, la Guardia Nacional y personal de Pemex”.


​Aunque, señaló, en entrevista con Pascal Beltrán del Río, para Imagen,  que aún no se puede determinar el tiempo que llevará atender esta fuga, en el mismo ducto donde hace se registró una fuerte fuga, el pasado 2 de agosto, pero a la altura e Nextlalpan, Estado de México.

Tampoco se puede determinar cuánto tiempo continuará el cierre en la Autopista Puebla-Orizaba, alertó.

Es complicado en este momento, porque en el caso de  Nextlalpan, que era mucho más grave, pero lo que vivimos hace un par de semanas, que era una toma instalada, y solo fue necesario sellarla, en el momento en que se cerró, de inmediato pudimos continuar con las actividades de tránsito y de tren”.

En este caso, precisó, “si el ducto se encuentra roto, probablemente el cierre de la autopista lleve más tiempo, es algo que no podemos determinar en este momento”.
 
Detalló que una vez recibido el reporte, “Pemex cerró sus válvulas, pero este cierre es similar a cuando cerramos la llave un jardín, siempre queda dentro  en la manguera, agua, en este caso gas. (Por ello) tenemos que, primero, darle tiempo a Pemex para que ubique el punto exacto de la lesión que tiene el ducto,  o de la toma clandestina”.

Además, “el gas que está saliendo no te  permite ver, y la salida del sol, (en ese momento) seguramente disipará el gas más rápido y eso permitirá al personal trabajar”.

David León advirtió que “este tipo de tomas clandestinas son tan peligrosas para la comunidad como para el personal que lo atiende. En la zona “los trabajadores de Pemex prácticamente tienen que partir hielo”.

Esto, al detallar que el gas LP es un combustible complejo de manejar; “dentro del ducto viene a alta presión y es líquido, en el  momento en que sale, pierde presión, se convierte en gas y se multiplica”

Una partícula, -agregó-, “se multiplica por 244 fuera del ducto, es decir el material es complejo de manejar. Y otro elemento que dificulta los trabajos para el control de la fuga, es la temperatura del gas, que congela el territorio. Los compañeros de Pemex prácticamente están partiendo hielo, para poder llegar al punto de fuga y hacer la reparación”.