.Las cifras de la inseguridad cada día son más alarmantes

Ejecuciones a plena luz del día, robo cotidiano a pasajeros del transporte público, una alza constante en la cifra de feminicidios,  robo permanente a casa habitación que van de fraccionamientos de lujo hasta colonias de la periferia, permanentes asaltos a cuentahabientes, abierta operación de la delincuencia organizada en municipios del norte del estado y la angelopolis, vinculación abierta de policías estatales con organizaciones criminales, y cada instante se suman nuevos delitos a la lista.

Entrevistados por Acento21 Ernesto M y Juventino H, elementos de la policía estatal, se quejan por escases de chalecos antibalas y caducidad de los aún existentes, bajos salarios y corrupción de sus mandos por pedirles cuotas para lograr adscripciones en municipios cercanos o lugares específicos, para obtener unidades para el patrullaje o el horario del turno.  Aunado a lo anterior tienen miedo de sufrir un percance con la delincuencia, por el bajo nivel de seguro de vida con el que cuentan, que no garantiza en nada a sus familias argumentan.

Armas inservibles y de menor capacidad de fuego que los maleantes, prácticamente tienen que comprar su dotación de balas, (si quieren balas), horarios sin alimentos y fuera de turno, obligan al policía a “conseguir” para sobrevivir en ese empleo, declaran los guardianes del orden.

Lejos quedaron los miles de millones para museos, los cientos de millones para el teleférico y la rueda de la fortuna, en suma las faraónicas obras. Es simple, no hay presupuesto que alcance para pagar la enorme deuda y los inventados PPS, que comprometieron al erario público por los próximos 30 años. No existirá candidato, partido político o gobierno, que pueda hacer el mínimo cambio en Puebla durante ese mismo tiempo. Los poblanos quedaron empeñados por el anterior gobierno y su necesidad de dinero para “su campaña para la grande” como ese grupo pregona.

El actual gobernador Antonio Gali en realidad al asumir su gobierno le dejaron muy poco margen de maniobra o soluciones políticas, fue condenado a la mediocridad y la sumisión gubernamental con tremendo hoyo financiero. Sin poder denunciar o ventilar el daño públicamente, se enfrasca diariamente con una comparativa de gobierno pírrica. Las súper obras vs la inacción, la paz delictiva negociada vs la guerra contra el huachicol, el gran crecimiento de la prospera Puebla vs un estado estancado en su deuda, el floreciente gobierno de Moreno Valle vs el opaco mandato de Antonio Gali.

Esa es la historia de complicidades que iniciaron sembrando un gobernador y su secretario de infraestructura.  Nadie puede decir nada. Pero al final todos son millonarios…

LA IMPAGABLE DEUDA

La deuda en la entidad poblana asciende a 24 mil millones según reporte de la ASF con PPS o con préstamos o como le quieran llamar, pero se está pagando del bolsillo de todos los poblanos.

La articulista Romina Román Pineda, describió que -La deuda oculta- del  gobierno de Rafael Moreno Valle triplicó lo reportado,  y asciende a 24 mil millones de pesos (mmdp) y no 8 mmdp , como lo establece el reporte de la Auditoría Superior de la Federación, ocupando el primer lugar a nivel nacional en este rubro' pues la deuda de todos los estados del país registra el equivalente a 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

'Sólo en el caso de Puebla, la deuda pública que se registró casi al final de la gestión del ex gobernador y aspirante a candidato a la presidencial de la República, Rafael Moreno Valle era de 8 mil millones de pesos, pero luego de revisar los números más a fondo, la Auditoría Superior de la Federación llegó a la conclusión de que el monto era de 24 mil millones de pesos, es decir, el triple de los que se informó a la autoridad', escribe la articulista.

En Puebla se maniobró para que esos débitos no fueran registrados como tales, sino que, en un acto de malabarismo jurídico, los catalogó como “gasto corriente” y los bloqueó del escrutinio público. Por si fuera poco, la infraestructura que ha edificado registra sobreprecios escalofriantes que nadie explica y no resuelven necesidades reales; está pensada para el relumbrón.

LOS ELEVADOS COSTOS DE LA CORRUPCIÓN

En 2015, según el secretario de Finanzas, Guillermo Bernal Miranda, el gobierno de Puebla pagó 1 mil 175 millones de pesos para cumplir los compromisos generados por  los “novedosos”  PPS.

Eudoxio Morales, economista y académico de la Universidad Autónoma de Puebla, estima que la cantidad a pagar a lo largo de los años podría llegar a los 57 mil millones de pesos, por los intereses.

Rafael Moreno Valle comprometió la entrega de todos los ingresos que obtenga Puebla por el cobro del Impuesto Sobre Nómina (ISN) en los próximos 50 años a un fideicomiso administrado por la empresa Evercore, propiedad del exsecretario de Hacienda Pedro Aspe y en la cual trabajó el actual titular de esa dependencia, Luis Videgaray.

El gobierno poblano argumenta que este esquema tiene por objeto garantizar el pago de los PPS, pero los especialistas señalan que de esta forma ese dinero sale del escrutinio público y se vuelve privado.

Según Morales, son alrededor de 10 mil millones de pesos procedentes del ISN los que fueron a parar a ese fondo desde su creación. El secretario de Finanzas reconoció que sólo en 2015 el gobierno canalizó a Evercore 2 mil 398 millones de pesos.

LA OPACIDAD UN SELLO DE GOBIERNO

El costo del Museo Barroco,  fue de 7 mil 280 millones de pesos, que se pagarán en 280 mensualidades. Fue otorgado a un consorcio formado por la Peninsular, de la familia Hank Rohn, y una filial de Grupo Higa, propiedad de Armando Hinojosa Cantú, constructor de la Casa Blanca.


Los puentes de Rafael Moreno valle le costaron a los poblanos 40 mil pesos por metro cuadrado, mientras estructuras similares realizadas en Punta Santa Fe, en la Ciudad de México, apenas costaron 10 mil pesos por un área equivalente, pero en Puebla nadie ha dicho nada, aun en la actualidad .

Rafael Moreno Valle anunció que el viaducto Cholula saldría en 198 millones y acabó costando 220 millones; el viaducto D9 pasó de 102 a 469 millones; el Parque Ecológico, de 85.7 millones, terminó en 163; el Nodo Juárez Serdán subió de 311.5 a 395 millones; el parque Paseo del Teleférico se tasó en 54 millones y quedó en 68 millones; el Hospital del Niño Poblano inició en 408 millones y costó 425, y el puente de la 31 Poniente pasó de 189 a 225 millones.

 

De las obras ejecutadas por Rafael Moreno Valle en 2015, el estadio Cuauhtémoc se licitó en 566 millones de pesos y acabó con un desembolso de 668; el Teleférico, que a pesar de que redujo su longitud de dos kilómetros a sólo 600 metros, aumentó de 166 a 359 millones; el MIB, que se anunció en mil 390 millones y en su inauguración se publicitó en mil 742, y el hospital de Traumatología y Ortopedia, que pasó de 525 a 720 millones de pesos.

 

Hoy en Puebla nadie sabe nada, simplemente existen malabaristas estatales en suntuosas oficinas públicas, que cada día ven más lejana la promesa de “llevárselos a la presidencia de la república”, y solo observan como el calendario transcurre con la inacción en obras, decisiones  o pronunciamientos. La política solo dejará a un gobernador poblano bien acomodado a partir del 2018, quien será este, se decidirá en los próximos meses.

Sin inversión en policía, infraestructura, hospitales y obra carretera, solo se administra la multimillonaria deuda que le fue heredada

24/07/2017  Por Roberto Soria

En el estado de Puebla las evidencias son contundentes y las comparaciones demoledoras.

La inversión estatal se frenó de manera abrupta a la salida del gobierno de Rafael Moreno Valle, y lejanas quedaran las megaobras que arrancaron al inicio del sexenio anterior al de Antonio Gali Gayad, actual gobernador poblano, quien prácticamente se encuentra con un gobierno paralizado por la multimillonaria deuda heredada por su ex jefe, a quien ahora sucede en el cargo.

Muestras saltan a la vista día a día.

Desde el desvencijado parque vehicular de la policía estatal, los uniformes viejos y desgastados que portan sus elementos, la deficiente cobertura en materia de seguridad pública por falta de personal, hasta la demora y tremenda lentitud en la construcción de los pocos puentes que actualmente se encuentran en proceso, que en la mayoría de los casos llevan más de año para tan solo medio kilómetro de construcción, como el caso del paso a desnivel en “proceso”, de la vialidad boulevard Valsequillo y el Periférico ecológico.

Esta obra, además de permanecer casi inmóvil durante meses, “no alcanzó” para enviarle oficiales de vialidad para desahogar el tremendo caos vial que suscita diariamente. Camiones de carga, pasajeros y automovilistas, son dirigidos por un grupo de improvisados franeleros, que durante más de quince horas diarias, de manera casi heroica organiza el tráfico en uno de los cruceros más importantes en la capital del estado, y la mayor parte de su flujo vehicular deriva en la nueva planta AUDI, recientemente instalada en Puebla con una millonaria inversión del gobierno de Rafael Moreno Valle. Hoy no hay ni pa´ patrullas.

HEDOR DE CORRUPCIÓN TIENE A PUEBLA EN QUIEBRA TOTAL