México y Brasil con la tasa más alta de impunidad en asesinatos contra periodistas








​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​Por Adrian Vargas 31/10/2019​​​​
El Comité para la Protección de los Periodistas, señaló que en México solo hubo una condena de al menos 31 asesinatos


De 13 países latinoamericanos, México y Brasil son los únicos países en donde los asesinatos a periodistas quedan impunes con mayor frecuencia, de acuerdo con el Índice Global de la Impunidad 2019.

El estudio publicado por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), señala que en México solo hubo una condena de al menos 31 asesinatos que tuvieron lugar entre el 1 de septiembre de 2009 y el 31 de agosto de 2019.

De acuerdo con la organización México ocupa el séptimo lugar en el índice y es el país más mortífero para los periodistas este año.

El caso más antiguo durante periodo de tiempo mencionado que no se ha resuelto es el de Norberto Miranda Madrid, quien recibió un disparo en las oficinas de Radio Visión en Nuevo Casas Grandes en el estado de Chihuahua el 23 de septiembre de 2009.

En tanto, Brasil ocupa el noveno lugar en el índice de 2019 con 15 asesinatos sin resolver. Su situación ha mejorado debido a que el año pasado tenía 17 casos sin resolver.

El caso más antiguo en Brasil que no ha visto justicia en el periodo de tiempo considerado es el de Luciano Leitão Pedrosa, periodista de TV Vitória y Radio Metropolitana FM en el estado de Pernambuco. Le dispararon mientras estaba en un restaurante el 9 de abril de 2011.

“La impunidad que hemos presenciado en estos 13 países año tras año, y el saber que las autoridades no toman medidas eficaces contra los autores de los ataques contra la prensa, menoscaban la capacidad de los periodistas de todo el mundo de ejercer la profesión”, dijo Courtney Radsch, directora de Campañas del CPJ, según un comunicado de la organización.

Gobiernos no pueden permanecer callados

“Los Gobiernos democráticos no pueden permanecer callados ante la impunidad si quieren que se les vea como defensores de la libertad de prensa. Es un imperativo que los periodistas y sus familias reciban la justicia que merecen, y que los líderes mundiales exijan la rendición de cuentas”, señala la publicación.

El CPJ, Colombia fue el único país que estuvo en la lista el año pasado (octavo lugar) y no aparece este año. La organización mencionó el caso de dos periodistas y un conductor del periódico ecuatoriano El Comercio que fueron secuestrados mientras informaban en la frontera de ese país con Colombia.


Más tarde fueron asesinados presuntamente por el Frente Olivier Sinisterra, que está formado por disidencias de la guerrilla de las Farc. El presidente colombiano, Iván Duque, anunció en diciembre de 2018 que Walter Arizala, alias ‘Guacho’ y líder del Frente Oliver Sinisterra, había sido asesinado en una operación policial y militar.

Durante un periodo de 10 años, tiempo que considera la organización para realizar el índice de impunidad, 318 periodistas fueron asesinados en todo el mundo por su trabajo

Además, no hubo enjuiciamientos exitosos en el 86% de esos casos, marcando, junto con los porcentajes de 2018, lo que la organización denominó una “pequeña mejora” en comparación con años anteriores.

La organización publicó el índice el 29 de octubre para conmemorar el Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas que se celebra el 2 de noviembre.

La corrupción sin control, las instituciones ineficaces y la falta de voluntad política para llevar a cabo investigaciones sólidas son todos factores detrás de la impunidad

El índice “calcula el número de asesinatos no resueltos de periodistas como un porcentaje en relación con la población de cada país”. Para hacer la clasificación, el CPJ considera los países con “los peores registros en el procesamiento de aquellos que asesinan a periodistas en represalia directa por su trabajo”.

Se incluyen los casos que están sin resolver y en lo que hay completa impunidad, es decir, que no hay ninguna condena. El periodo considerado es del 1 de septiembre de 2009 al 31 de agosto de 2019.