Morena llama a la reconciliación; es hora del diálogo: Ricardo Monreal






​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​Por Marisol Calva​​ 02/09/2019​
En medio de gritos y tomas de tribuna, la oposición en el Congreso de la Unión alertó sobre los riesgos de regresión, mientras que los morenistas defendieron el trabajo del Presidente

En México “es hora del diálogo. No a la confrontación”, aseguró el senador de Morena, Ricardo Monreal, quien exhortó a la oposición a no fomentar un discurso de odio, de descalificación y de ira.

“Soy de los que piensa que deben procurarse y buscarse entendimientos. Pero por eso improvisé, porque al ver sus discursos de odio, de furia y de ira, me pregunto: ¿cómo quieren reconciliarse con la mayoría en la Cámara?, ¿cómo no tener un poco de humildad y buscar una reconciliación con la mayoría de la Cámara? ¿Por qué profundizar las diferencias? ¿Por qué privilegiar el discurso del odio, de la descalificación, de la ira? No, no debe ser así”, instó al fijar el posicionamiento de Morena por el Primer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.


“Los invito, porque sé que hay sensatos en el PAN, los invito a encontrar caminos, reconciliación. No vale la pena el camino que han ustedes intentado conducir, no tiene retorno. Es mejor el diálogo, la confrontación sólo es para los menores, sólo es para los que no quieren al país. La confrontación es simple y sencillamente inadmisible (…) Es hora del diálogo. No a la confrontación”.

A su vez, la priista Beatriz Paredes convocó a todas las fuerzas políticas a un Gran Pacto Nacional “para erradicar la violencia y reestablecer la seguridad ciudadana. México requiere de todas y de todos. La vigencia del Estado nacional está en juego si no recuperamos la posibilidad de que todo el territorio nacional viva con tranquilidad”.

La senadora del PRI alertó que la oposición será una sola cuando se trate de defender a las instituciones que se crearon a lo largo de la historia y pidió a Morena no “regodearse con espejismos efímeros”.

“El alegato sobre la popularidad presidencial puede ser un fuego de artificio. Con datos de Mitofsky para el tercer trimestre de gobierno, Carlos Salinas tenía 70% de popularidad, Ernesto Zedillo 36%, Vicente Fox 62%, Felipe Calderón 66%; Enrique Peña 56%, Andrés Manuel 62%. Cuidado con regodearse con espejismos efímeros, que más tienen que ver con la adhesión al presidencialismo que con la identidad personal”, expresó.

Por su parte, el diputado panista Xavier Azuara aseguró que “en nuestro país ha muerto la libertad para soñar con un futuro mejor. Agoniza lentamente la posibilidad de elegir un nuevo trabajo mejor remunerado. Hoy millones de personas salen a realizar jornadas extras no pagadas y a vivir con estrés laboral porque son conscientes de que en los últimos meses se han perdido más de 200 empleos. Eso es lo que les falta por informar”.

En medio de un ambiente que parecía más una competencia de gritos, pancartas y tomas de tribuna, las ocho fuerzas políticas representadas en el Senado y en la Cámara de Diputados, fijaron su postura y en la lógica de los aliados políticos; el Partido Verde, Encuentro Social y Partido del Trabajo halagaron el trabajo presidencial. En contraste, PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano alertaron de los peligros de pensar que México puede volver a ser, gobernado por un sólo hombre, por un “Caudillo”, como dijo Beatriz Paredes.