SURGE EL NUEVO “CHAPO GUZMÁN”

24/02/2018 Por Fernando Vigo

En agosto de 2016 los hijos de El Chapo fueron levantados de un restaurante en Puerto Vallarta, se le atribuye a Beltrán Guzmán. Así comenzó la disputa entre la nueva generación bajo el nombre de Los Mazatlecos contra el Cártel de Sinaloa.

Pero el 9 de diciembre de ese mismo año, El Mochomito, sobrino de Guzmán Loera, fue capturado y quien quedó al frente fue Fausto Isidro Meza, incluido en 2013 en la lista negra del Departamento del Tesoro de EU.

Se ganó la confianza y se convirtió en la mano derecha de Alfredo Beltrán, El Mochomo, detenido en enero de 2008. Eso no impidió que Meza Flores continuara en la organización. Seguía operando para ellos,  El cártel todavía tenía a su líder Arturo Beltrán y cobraban fuerza; sin embargo, en diciembre de 2009 El Barbas fue abatido durante un operativo de la Secretaría de Marina-Armada de México en Cuernavaca, Morelos.

Quien quedó al frente fue el otro hermano, Héctor Beltrán Leyva El H, e Isidro Meza se hizo cargo de la célula conocida como Los Mazatlecos, creada por Alfredo Beltrán. El H, último de los Beltrán Leyva, fue capturado en octubre de 2014 y quedaron dos líderes naturales: el heredero Alfredo Beltrán Guzmán, El Mochomito, y el operador: El Chapo Isidro.

Según el Buró Federal de Investigaciones (FBI), Meza Flores, por quien ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por su captura, nació el 19 de junio de 1982.

Hoy es el que pelea las rutas del trasiego de droga al Cártel de Sinaloa, es la nueva generación de los cárteles de la droga con presencia en Sinaloa y Baja California Sur, de acuerdo con datos de la Procuraduría General de la República.

El FBI lo señala como presunto responsable del trasiego y distribución de grandes cantidades de heroína, metanfetamina, cocaína y marihuana y controla plazas en Sinaloa, el sur de Sonora y Nayarit.

En mayo de 2012 un Tribunal de Distrito en Columbia, Estados Unidos, emitió una acusación contra Fausto Isidro por conspiración para distribuir cinco kilogramos de cocaína, 50 gramos de metanfetamina, un kilogramo de heroína, y mil kilogramos de marihuana, así como uso de arma de fuego.